martes, 11 de octubre de 2011

LA VIRGEN DEL PILAR


FIESTA NACIONAL DE LA HISPANIDAD

Como estoy totalmente de acuerdo y estamos en vísperas de la Fiesta de la Hispanidad y yo me siento identificado con esta gran Fiestas Nacional, os paso este escrito que me envía una gran amiga mía religiosa y yo con mucho gusto comparto con todos vosotros, los que creéis y los que no, porque vosotros os lo perdéis el estar vacíos.

El día de la Hispanidad conmemora la efeméride histórica del descubrimiento de America por parte de Cristobal Colon con la ayuda de los Reyes Catolicos en 1.492.

La celebración tiene lugar cada 12 de Octubre, donde se celebra un desfile militar, ahora con la crisis, testimonial, al que asisten el Rey, Juan Carlos I junto a la Familia Real y los representantes más importantes de todos los maltrechos Poderes del Estado, además de la mayoría de los presidentes de las Autonomias Españolas, quitando algún desalmado separatista y cuerpo Diplomático acreditado en España.

El Descubrimiento de America en 1.492 fue trascendental y el 12 de octubre de cada año, se ha considerado como un día memorable porque a partir de entonces se inició el contacto entre Europa y América, culminando con el llamado "encuentro de dos mundos", que transforma las visiones del mundo y las vidas tanto de europeos como de americanos, ya que gracias a sus descubrimientos se gesta la Colonización Europea de America.


Una vez dejado sentado lo que celebramos cada 12 de Octubre durante tantos y tantos años, paso ya presentar este escrito de José Antonio Pagola.

VÍCTIMAS

La pregunta que hacen a Jesús algunos sectores fariseos, confabulados con partidarios de Antipas, es una trampa preparada con astucia para ir preparando un clima propicio para eliminarlo: «¿Es lícito pagar impuesto al César o no?».

Si dice que es lícito, Jesús quedará desprestigiado ante el pueblo y perderá su apoyo: así será más fácil actuar contra él. Si dice que no es lícito, podrá ser acusado de agitador subversivo ante los romanos que, en las fiestas de Pascua ya próximas, suben a Jerusalén para ahogar cualquier conato de rebelión contra el César.

Antes que nada, Jesús les pide que le muestren «la moneda del impuesto» y que le digan de quién es la imagen y la inscripción. Los adversarios reconocen que la imagen es del César como dice la inscripción: Tiberio César, Hijo augusto del Divino Augusto. Pontífice Máximo. Con su gesto, Jesús ha situado la pregunta en un contexto inesperado.

Saca entonces una primera conclusión. Si la imagen de la moneda pertenece al César, «dad al César lo que es del César». Devolvedle lo que es suyo: esa moneda idolátrica, acuñada con símbolos de poder religioso. Si la estáis utilizando en vuestros negocios, estáis ya reconociendo su soberanía. Cumplid con vuestras obligaciones.

Pero Jesús que no vive al servicio del emperador de Roma, sino "buscando el reino de Dios y su justicia" añade una grave advertencia sobre algo que nadie le ha preguntado: «A Dios dadle lo que es de Dios». La moneda lleva la "imagen" de Tiberio, pero el ser humano es "imagen" de Dios: le pertenece sólo a él. Nunca sacrifiquéis las personas a ningún poder. Defendedlas.

La crisis económica que estamos viviendo en los países occidentales no tiene fácil solución. Más que una crisis financiera es una crisis de humanidad. Obsesionados sólo por un bienestar material siempre mayor, hemos terminado viviendo un estilo de vida insostenible incluso económicamente.

No va a bastar con proponer soluciones técnicas. Es necesaria una conversión de nuestro estilo de vida, una transformación de las conciencias: pasar de la lógica de la competición a la de la cooperación: poner límites a la voracidad de los mercados; aprender una nueva ética de la renuncia.

La crisis va a ser larga. Nos esperan años difíciles. Los seguidores de Jesús hemos de encontrar en el Evangelio la inspiración y el aliento para vivirla de manera solidaria. De Jesús escuchamos la invitación a estar cerca de las víctimas más vulnerables: los que están siendo sacrificados injustamente a las estrategias de los mercados más poderosos.

Aquel día que, mirándonos a los ojos, dijiste

“al César lo que es del César

y a Dios lo que es de Dios”,

abriste una brecha en el horizonte:

proclamaste la soberanía de Dios Padre,

la autonomía de la creación entera,

la libertad de conciencia de las personas,

la repulsa de toda ideología política y religiosa

y el uso de Dios para nuestros intereses.
Ulibarri Fl.

Feliz día de Fiesta Nacional y para algunos largo puente de la Virgen del Pilar. Tened cuidado con la carretera y si alguien tiene que morir en la carretera que Dios no lo quiera, por lo menos que lo haga el infractor y no el inocente a ser posible.


PD:http://unvistazoavalencia.blogspot.com/2011/10/lalbufera-de-valencia.html LA ALBUFERA DE VALENCIA



13 comentarios:

Candela dijo...

Feliz día de la Hispanidad Vicente. Y enhorabuena por este acertado post recordandonos lo que significa el 12 de Octubre.

Este puente me conformaría con que los escoceses no destrocen nuestras plazas después del partido.

Arriba la "Pilarica"!
;)

María dijo...

Pues me ha gustado tu discurso, amigo VICENTE,


sin duda laguna hemos perdido el norte, el sur, el este y el oeste. Sin duda alguna nos hemos inflado de materialismo hasta un punto que hasta a nosotros mismos nos resulta insostenible y con independencia de si se cree o no ( yo soy creyente, aunque cada día reniego y me avergüenzo más de la cúpula eclesiástica que nos representa, lo siento, pero te lo digo como lo siento) está claro que necesitamos revisar nuestros valores, nuestras prioridades y recordar que aquí sólo estamos de paso... por más que nos guste olvidarlo, nada de lo de aquí nos servirá para nada... así que a ver si nos enriquecemos un poquito por dentro y menos por fuera.


Muy feliz día de la hispanidad, VICENTE



Un beso grande, compi de "hijos bailarines":-)

Vicente Rubio dijo...

Candela los escoceses se han bebido hasta el agua de los floreros, se han bebido medio Alicante y ademas han gamberreado a sus anchas. Mañana gran día para España y para América, y espero que se nos respete un poco más por haber llevado la civilización y la Cruz.
Las leyendas negras que se cuentan son eso leyendas con sus verdades y sus mentiras. Las verdaderas barbaridades las hicieron sobretodo los Ingleses que masacraron civilizaciones enteras y también los franceses, pero los españoles nos llevamos la fama por nuestro carácter pendenciero. Un beso

Vicente Rubio dijo...

Yo te daría un consejo, aunque no soy nadie para hacerlo pero aun así lo intentare porque tu eres persona inteligente.
No caigamos en la cantinela o simplicidad de decir lo que dicen todas las personas que no tienen nada que decir importante, Yo no creo en los curas y en lo eclesiástico, en la cúpula de la Iglesia.
No es justo, la Iglesia es justa y viene directamente de Cristo hace 2000 años y sus sacerdotes son los sucesores de El.
Pero da la casualidad que son hombres, como nosotros, con sus miserias y con sus aciertos, pero lo importante no son ellos, por lo que te pido que los arboles no te dejen ver el bosque.
Y aquí el Bosque es Dios, no los sacerdotes, estos son accesorios de los que muchos de ellos son verdaderos santos y otros muchos son humanos y como humanos se equivocan, pero personalmente me importan un "comino", lo importante es el mensaje de Cristo, eso es lo que yo creo, fácil y preciso, ¿No?.
Un abrazo amiga con mucho cariño y te pido que no caigas en la facil critica y veamos que hacemos nosotros para mejorar esta situación.

María dijo...

Verás VICENTE, con todo el cariño que me hablas me gustaría precisarte que en ningún momento te he hecho crítica alguna, ni fácil, ni simple, ni de ninguna manera. Te he manifestado mi postura crítica ante la cúpula religiosa, que por cierto mantengo, pero nada más.

Te aseguro que es fundada, meditada y más que reflexionada y no se refiere a todo el estamento eclesiástico, ni sacerdotal, me he referido a la cúpula, precisión que te ruego contextualices, a ella me he limitado. Mi acotación, no pretendía otra cosa que aclararte mi postura, no generar polémica alguna. Pero si un día te apetece debatir sobre le tema, estaré encantada.

Admiro, respeto y apoyo a muchísimos sacerdotes y religios@s, de la misma manera que creo tengo derecho a manifestar mi disidencia frente a posturas, personas o actitudes que por hipócritas y equivocas aborrezco, dentro y fuera de la iglesia.

En lo demás, tienes razón, el mensaje de Cristo es tan claro y preciso que descuida, no hay bosque alguno que me lo tape, lo recuerdo perfectamente y te aseguro que me esfuerzo en seguirlo y cumplirlo cada día.Quizá por eso me da tantísimo coraje la actitud que adoptan quienes debiendo dar ejemplo, lo confunden y tergiversen, más perdidos en poderes terrenales, que de otro tipo.

Un abrazo VICENTE y buenas noches.



PD
Espero no haberte molestado al escribirte con total sinceridad, recuerdo que el primer día me dijiste en mi blog que tú siempre lo hacías así, como ves yo también, sé que entenderás que es con todo el respeto y cariño, también intento hablar siempre así.

Vicente Rubio dijo...

Amiga Maria, te doy mi palabra de honor, que en ningún momento me he sentido ofendido, ni muchísimo menos.
Tu estas en tu derecho y todo el mundo de expresar libremente lo que quiera. Solo pretendo decirte después de tu explicación que no entiendo lo de la "cúpula", si eres tan amable de verdad explícamelo, porque entiendo que las gentes se metan con ciertos curas y sacerdotes, pero la Cupula te juro que no se quieres decir ¿ Quizá hablas del Papa?
Un abrazo de un amigo de verdad, yo nunca me atrevería a censurarte.

María dijo...

Me alegro, pues verás,

no la Papa en particular, pero si como parte del Vaticano, como cabeza de la iglesia que juega al juego de la vanidad y a toda la parafernalia que implica eso, su entramado bancario, su pompa, su boato, sus dispendios, todo eso duele habiendo miseria a tajo por el mundo. Duelen las macrofiestas que se montan predicando la caridad cristiana, al menos a mi me duelen.

En la cúpula meto desde arzobispos, pasando por obispos, la Coferencia episcopal y sus luchas intestinas por el poder entre Rouco Varela y compañía me refería a esta cúpula Vicente, me parece exactamente igual que le mercado que se habían montado en le templo y Cristo sacó a latigazos... a veces creo que debería volver y sacarlos a todos así:-) ponerlos a predicar con sandalias como lo hizo él y no con zapatitos de Prada de a 1000 euros cada pieza ¿me comprendes mejor ahora?



Un besito... y dulces sueños que seguro estás en ellos ya.

el que dice lo que piensa dijo...

que gran articulo vicente, si es que tu cultura esta avanzada años luz de la mia, con lo que no puedo aportar nada, mas que las gracias por enseñarnos, al menos a mi, lo que es la vida, si señor.

yo he celebrado de primera mano, el 12 de octubre, asistiendo, como visitante, a la ofrenda de flores, que este año, unos 400 mil devotos de nuestra patrona, han hecho.

saludos

Leona catalana dijo...

Hola, Vicente.

Te devuelvo la visita muy contenta.

Ya te leeré con más calma, que ahora me siento cansada. Mi salud no es buena, amigo.

Un abrazo.

Vicente Rubio dijo...

Amiga mía Leona catalana y desmelenada, ponte buena que tenemos mucho que pelear, contra tanto indecente que pulula por este País antes llamado España.
Descansa y hasta mañana, que descanses y recupera fuerzas.
Un abrazo y gracia por escribir.

Vicente Rubio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

No se hasta donde llegara todo esto...un placer visitarte,un abrazo.J.R.

Vicente Rubio dijo...

Periodista José María Marco en la Razón
Titulo de su articulo Rubalcaba y eta

http://www.larazon.es/noticia/2107-rubalcaba-y-la-eta

Rubalcaba parece incapaz de concebir que la izquierda española, y en particular un Partido Socialista moderno, tengan un horizonte más amplio que el de las conversaciones con una banda de terroristas. Lo tiene, aunque en el PSOE no lo crean y aunque se imaginen acorralados en un callejón sin salida, como demuestra día tras día su candidato. Es una situación peligrosa para los propios socialistas y para todos los españoles, por la exasperación a la que este tipo de enconamiento conduce siempre.