lunes, 19 de noviembre de 2012


EL PER: Real, como la vida misma. 


Foto: ¿Hasta cuando las diferencias entre los trabajadores de España?

Éramos cuatro en mi familia. Matrimonio y dos hijos en edad de ir al instituto. Vivíamos en la ciudad y solo trabajaba uno de nosotros. Al mes entraban en casa 1.100 euros.

Nos hablaron del PER y pensando en ello decidimos vender el piso e irnos a un pueblo andaluz cuyo alcalde era un amigo de mis tiempos juveniles.

Hablé con mi amigo, vendimos el piso de la capital, de 3 dormitorios, por 245.000 euros. Compramos en el pueblo un trozo de finca de aproximadamente unas dos Has. de regadío y una casa de 4 dormitorios. Todo ello nos costó 205.000 euros.

Arreglamos todos los papeles con la ayuda de nuestro conocido el alcalde y nos apuntamos mi esposa y yo al PER.

Empezamos a recibir cada uno 600 euros x 2 = 1.200 euros al mes. Sin trabajar. Más de lo que ganaba al mes en la ciudad trabajando. Al tener con el PER todo el tiempo libre pude dedicarme a hacerlo en nuestra finca, en donde incluso teníamos animales domésticos.

De la finca empezamos a sacar dos cosechas anuales por un importe aproximado de 4.500 euros en cada cosecha. Eso sí, el trabajo lo hacíamos entre los dos, sin ayuda exterior y, claro está, sin pagar a la SS, ni impuestos, ya que éramos “pobres” obreros parados acogidos al PER.

Al final del año el ingreso de la familia se multiplicó, y la crisis es para los demás.

¡Ah!, como oficialmente somos pobres, pobres, nos han dado becas para los niños y los tenemos en la ciudad con los abuelos estudiando. Cuando terminen los estudios, como ya serán mayores de edad, si no se colocan, nos los traeremos al pueblo y los apuntaremos al PER hasta que se coloquen: otros 1.200 euros al mes, y así sin problemas gracias al PER.

Cuando se nos acabe el PER nos haremos con las veinte jornadas que necesitamos y otra vez al PER. Y cuando llegue la jubilación, tanto mi esposa como yo la tenemos asegurada,
……¡¡¡Viva el PER!!!!

¡Ah! Y ahora en una cuentita ahorrando lo que podamos, por si se os ocurre votar mal y se nos acaba esto, tener un buen plan de pensiones.

Señores, sean espabilados y actúen, que si padecen crisis es porque quieren, no piensan o piensan poco.

Y cuando lleguen elecciones… ¿saben a quién votamos? .... Pues sí, a ese, ¿a quién si no? Lo siento, pero miro por mi familia.

A esto le unes todos los que están “trabajando” en empresas públicas que han entrado a dedo y a algunos que después les han hecho funcionarios SIN OPOSICIONES. 

¿Hasta cuando se va a soportar esta sangría en Andalucia?




8 comentarios:

MariCarmen dijo...

Buenosima entrada!

Abrazos

Enrique Tarragó Freixes dijo...

DIRÍA QUE HASTA QUE LOS ANDALUCES QUIERAN, AMIGO VICENTE, PERO NO ESTOY SEGURO QUE ESO SEA ASÍ. HAY COSAS QUE FORMAN PARTE DE LA CULTURA DE UN PUEBLO Y CAMBIARLAS CUESTA MUCHO.

MAMUMA dijo...

No Dios lo sabe.

Vicente Rubio dijo...

Gracias Mari Carmen por tus pocas palabras, pero si te gusta yo muy contento.

Vicente Rubio dijo...

El andaluz de capa media y baja, siempre le ha gustado, parece ser que lo subyuguen, le gusta tener un señorito por encima, un marques o conde que lo putee o un partido político que lo amamante, aunque sea corrupto, pero a ellos que mas le dá, asi es difícil salir de la ignorancia y de la ignominia.
Cuando no hay catadura moral es difícil pedir categoría humana, honradez y verguenza.
Un saludo

Vicente Rubio dijo...

Amigo por supuesto Dios lo sabe, pero por desgracia nos dejo a nuestro libre albedrío, por eso somos libres de ser corruptos y vagos como de no serlo y pasarlo mal.
Este Pais antes llamado España no tiene remedio.

Vicente Rubio dijo...

Alguien me ha escrito en ingles y de forma anonima, y yo estoy en España y ademas doy la cara. TU TAMBIEN
Un saludo

Naranjito dijo...

¿De verdad crees, amigo Vicente, que esto se terminará alguna vez? Por la ley de la evolución, lo que "acaparamos" en los genes evoluciona de generación en generación. ¿evoluciona?, creo que no es la palabra mas idonea.
Un saludo.