jueves, 29 de septiembre de 2011

HOY SANTOS EVANGELISTAS, MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL


Se que esto no se lleva en los blogs, y menos en los míos que son políticos, o de divertimento, se que esto no es moderno, que hay que ser por lo menos agnóstico y no estoy a la moda, esa moda de meterme con la iglesia y demás, pero hoy me siento iluminado y quiero hacer proselitismo de mi condición de CATOLICO y como hoy la Iglesia Católica, mi Iglesia, celebra estos santos evangelistas, yo me uno a Ella y desde aquí felicito a todos los que creen y los que no creen y a los medio-pensionistas que se llamen Migueles, Miguelas Gabrieles, Grabielas y Rafaeles y Rafaelas, que haberlos ahilos y ahílas, así pues amigos y amigas todos y todas . MUCHAS FELICIDADES.

En estos días en que vivimos tan dependientes de lo inmediato y tangible, tan condicionados por lo práctico a corto plazo, tan predispuestos a no aceptar sino lo que podemos directamente comprobar, pues la mentira se ha establecido entre los hombres, podría parecer de ilusos hablar de ángeles, sino fuera porque se refiere Jesús a ellos en distintos momentos y porque la Iglesia los describe como seres espirituales, no corporales, según enseñan unánimemente la Sagrada Escritura y la Tradición. Son criaturas personales e inmortales, dotadas de inteligencia y voluntad, que superan en perfección a los seres visibles.

La fe católica y la aceptación de la Biblia conducen de modo necesario a considerar a las criaturas angélicas como otras más de las obras de Dios.

D. Luis de Moya, Sacerdote y medico, que a consecuencia de un accidente de automóvil quedo tetraplejico, es el máximo adalid de la cruzada contra la Eutanasia, ejemplo de persona, decía que los ángeles se encuentran presentes de tal modo en la historia de la relación de los hombres con Dios, que si negáramos su existencia nada de esa relación se podría sostener. Aparecen, de hecho, junto al hombre con toda naturalidad, como un elemento más de la existencia sobrenatural y trascendente del hombre que nos ha sido revelada. Y su presencia es habitual: unos personajes espirituales, según se desprende de su comportamiento –no están sujetos a las leyes físicas como el hombre - que, en ocasiones, se designan por su nombre propio, como es el caso de Miguel, Gabriel y Rafael.

Los vemos al comienzo de la historia de la salvación, en el Paraíso, y en otros numerosos momentos de esa historia, casi siempre como mensajeros de Dios. Especialmente significativo, en este sentido, es el anuncio de la Encarnación del Hijo de Dios a María, por medio del arcángel Gabriel, con lo que dio comienzo la singular y salvadora presencia de Dios en el mundo.

El mismo Jesucristo habla de ellos varias veces. Por ejemplo, cuando se refiere al fin del mundo: Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles... Pero antes habían aparecido ya en gran número con ocasión de su nacimiento, anunciando el hecho a los pastores de Belén, le sirvieron en el desierto después de su ayuno y de haber sido tentado por el diablo, también un ángel le confortará en la agonía de Getsemaní, están presentes junto al sepulcro de Cristo resucitado, también cuando ascendió finalmente a los cielos, son ángeles los que hacen caer a sus discípulos en la cuenta de la realidad que vivían, para que comenzarán sin más dilación la extensión del Evangelio.

Los ángeles son criaturas espirituales que glorifican a Dios sin cesar y que sirven a sus designios salvíficos con las otras criaturas, declara el "Catecismo de la Iglesia Católica". Los ángeles cooperan en toda obra buena que hacemos, afirma santo Tomás de Aquino. Y en el propio "Catecismo" leemos: Los ángeles rodean a Cristo, su Señor. Le sirven particularmente en el cumplimiento de su misión salvífica para con los hombres y la Iglesia venera a los ángeles que la ayudan en su peregrinar terrestre y protegen a todo ser humano.

Respetar las leyes inscritas en la creación y las relaciones que derivan de la naturaleza de las cosas es un principio de sabiduría y un fundamento de la moral. Si no afirmamos con segura certeza la existencia de los ángeles, ya que aparecen como otra más de las verdades reveladas, estaríamos negando la razón de credibilidad en la fe, que no es verdadera y cierta por ser razonable, sino por la autoridad infalible de Dios que revela.

La Iglesia habla asimismo de la existencia de los demonios, que son ángeles caídos por haber rechazado libremente servir a Dios y su designio. Su opción contra Dios es definitiva. Intentan asociar al hombre en su rebelión contra Dios. Así lo afirma también el "Catecismo de la Iglesia Católica". Y la misma idea, de modo repetido, han recordado los últimos Romanos Pontífices: que el diablo es un ser personal que induce a los hombres a separarse de Dios.


La fiesta de los tres arcángeles que hoy celebramos, debe ser una buena ocasión para que fomentemos más el trato con estos espíritus celestiales.

Los ángeles custodios están junto a cada uno para asistirnos en nuestro camino hasta la casa del Cielo. No queramos menospreciar a ese príncipe del Paraíso, que desea colaborar con nuestras fuerzas, mientras deseamos ser cada día más agradables a Dios. San Josemaría nos recuerda uno de tantos detalles, recogidos en la Escritura, de la natural familiaridad de los primeros fieles con sus ángeles:

Bebe en la fuente clara de los "Hechos de los Apóstoles": en el capítulo XII, Pedro, por ministerio de Ángeles libre de la cárcel, se encamina a casa de la madre de Marcos. —No quieren creer a la criadita, que afirma que está Pedro a la puerta. "Angelus ejus est!" — ¡será su Ángel!, decían.

—Mira con qué confianza trataban a sus Custodios los primeros cristianos. — ¿Y tú?, claro esto no es moderno-

Entre muchos otros piropos, dedicamos a nuestra Madre del Cielo el de Reina de los Ángeles. A Ella suplicamos confiadamente que nos recuerde, siempre que sea preciso, que contamos para nuestro bien con la poderosa y amable asistencia de nuestro ángel.

Y esto es por hoy mi contribución a recordar a esta Ángeles Custodios, recordáis a nuestras madres cuando nos dicen o nos decían, después de un buen “porrazo”, - menos mal que tenia a su ángel de la guarda a su lado - Pues así de sencillo. Lo que pasa es que tenemos muy mala memoria y hablar en estos tiempo de las cosas de Dios nos da vergüenza y yo digo vergüenza debía de dar a los políticos la corrupción y la prevaricación y no el hablar de Dios.


2 comentarios:

Alice Lynn Alfred dijo...

Estimado amigo, Gracias por sus amables palabras a "mi" humilde blog! Es un placer para mí seguir sus blogs. Me encanta su forma de pensar y escribir, y sus puntos de vista sobre el mundo espiritual. Es triste cuando veo que la gente se olvida de que hay más de lo que vemos ..... el "tangible". Me encanta España! Viví allí por un tiempo cuando yo estaba en la universidad de Salamanca. He notado que los españoles son las mejores personas en el mundo blog! Por favor, perdona mi mal español ~ ~ Gracias de nuevo por su amabilidad y generosidad! Un saludo ~ Alice

Vicente Rubio dijo...

Amiga Alice, me alegra mucho que me hayas escrito, con un español estupendo.
Yo intento siempre hablar y escribir de la forma mas clara de las cosas que creo y las defiendo con vehemencia.
A mucha gente no les gusta pero yo ya no temo a nadie ni a nada y defiendo mi fe a ultranza.
Valencia es la tierra en la que Dios seguramente pensó como Paraíso Terrenal, solo sobran los maleducados y tendenciosos.
Un saludo muy cordial y sabes que aquí tienes un amigo para lo que quieras mandar.