lunes, 11 de abril de 2011

LA BICICLETA






En el Antiguo Egipto había máquinas rudimentarias compuestas por dos ruedas unidas por una barra. También en China se encontró una máquina muy similar, pero con las ruedas de bambú. En la cultura azteca, se han encontrado vestigios de lo que podría ser algo parecido a un vehículo con dos ruedas y que se impulsaba con un velamen. Las primeras noticias que se tienen sobre una bicicleta datan del año 1490, aproximadamente, en la obra Codex Atlanticus, de Leonardo da Vinci.

En 1790 el conde francés Mede de Sivrac habría inventado en París el «celerífero», al que también se llama «caballo de ruedas». Consiste en un listón de madera, terminado en una cabeza de león, de dragón o de ciervo, y montado sobre dos ruedas. No tiene articulación alguna, y para las maniobras hay que echar pie a tierra; esa misma rigidez hacía que todas las variaciones del terreno repercutieran sobre el cuerpo de su montura.

Nuevas Normas de circulación para conseguir mayor seguridad


Como es natural de un deporte tan bueno para la salud y tan ecológico y tan dinámico, en manos de los habitantes de este País antes llamado España es un calvario para los peatones, porque ahora debemos de esquivar por las aceras estas maquinas silenciosas que pueden hacer mucho daño.

Los extranjeros sobretodo son los organizadores de este desorden, las aceras se han convertido en estupendas pistas para que muchos irresponsables lancen sus bicicletas esquivando a los transeúntes.

Aquí no se respeta las aceras por supuesto, circulan por direcciones prohibidas como si con ellos no fueras las normas de circulación, no respetan los semáforos y son un verdadero caos en las grandes ciudades.

Nuestro gobernantes como siempre hacen caso omiso a estos casos bicicleteros y hacen la vista gorda siempre, pero claro el dia que haya un accidente grave con la muerte de algún niño que salga de un patio y lo atropelle una de estas bicicletas guiadas por energúmenos o energúmenas que también las ahí, entonces será el crujir de dientes y las lamentaciones.

Pero no solo no intervienen en las normas de circulación imponiendo severas sanciones a los que no cumplen con ellas, sino que encima han permitido poner bicicletas de alquiler patrocinadas por Excmo. Ayuntamiento, lo cual me parece bien pero con unas normas de circulación, no es admisible que ocupen las bicicletas las aceras de Valencia con el consiguiente peligro.

Hay ciclistas, creo que la mayoría que por lo menos circulan a paso lento, pero hay verdaderos gamberros de la ocupación del lugar que es destinado para los peatones.

Señores y Señoras de los distintos partidos además de no hacer nada en los Ayuntamientos, que alguien, algún Concejal se ocupe de imponer unas normas de circulación a los usuarios de las bicicletas en Valencia e imagino que el problema es de toda España. Nada cuesta colocar bandos en las calles, en los aparcaderos que ocupan no sé si ilícitamente esa tiras de bicicletas de alquiler que inundan nuestras hermosas calles, en la publicidad de los autobuses, en la televisión que pagamos todos los españoles, en fin dar una buena información y seguro que los atropellados por estas maquinas agradeceremos a las autoridades esa preocupación que vemos que les obsesiona.

El Ayuntamiento de Valencia debería de aprender en este caso del Ayuntamiento de Palma, que multa con 100 € a los ciclistas que vayan por las aceras, parques, jardines y calles peatonales y hasta 500 € a los que circulen por las aceras temerariamente. ¡¡¡ OLE!!!


Un saludo